jueves, 26 de junio de 2008

Chapalocos, as

(Adjetivo. Se utiliza en plural y con el artículo invertido: la chapalocos, el chapalocas)

Persona que tiende a atraer a desequilibrados.

El chapalocas sólo resulta atractivo para las mujeres que tienen complicaciones, fobias o complejos. Por alguna razón, una mujer con serias sociopatías encuentra en él al compañero ideal. El chapalocas padece esta circunstancia, pues en verdad preferiría la compañía de féminas menos introvertidas y más mundanas. Se siente como una aspiradora que absorbe todo lo loco y feo que anda por ahí. Recibe llamados en mitad de la noche de sus "admiradoras" quienes le cuentan con detalle la alucinación que están teniendo en ese preciso momento. O es invitado por chicas pálidas y retraídas a reuniones incómodas en las que se degollan gallinas para rituales satánicos . O es interceptado antes de ir a trabajar por una lívida flacucha vestida como la protagonista de la película Carrie quien le pide que la acompañe en el trayecto a su casa, porque ella tiene miedo de un perro cuya mirada se parece a la de su abuela muerta.

Esta caracterización puede valer, por supuesto, para una mujer que sólo atrae hombres con características enfermizas. Sólo que la locura masculina tiene una tendencia hacia la cruda agresividad antes que a la psicosis. Aunque hay especímenes de todo tipo en ambos géneros.

4 comentarios:

The Bug dijo...

¿Dónde queda el Sindicato Argentino de Chapalocos?
Necesito afiliarme urgente

gabrielaa. dijo...

¡¿qué es lo que se hace con las gallinas en esas reuniones incómodas, Mux!?

XD

eli (chapalocos recuperada) dijo...

¿Que los hombres no suelen tender a la psicosis? No me dé cuerda, Mux; por favor, no me dé cuerda.

locoooo dijo...

La sicosis masculina "tiene una tendencia hacia la cruda agresividad" ¿entendés, eli, o te tengo que sacudir?