martes, 1 de abril de 2008

Catabulia

(Sust. Del griego kata- = por lo bajo, debajo y boulé = voluntad)

Repentino y notable desgano por hacer las cosas que se suelen hacer por placer y con entusiasmo.

La catabulia no debe confundirse con la depresión o alguna otra grave patología, aunque prolongadas y continuas manifestaciones de este fenómeno podrían revelar una patología de base. Se produce cuando, por algún motivo que no puede identificarse, no se le encuentra sentido a alguna actividad que, incluso un par de minutos atrás, se hubiera realizado con ganas y alegría. En los casos normales, la catabulia es momentánea y puede deberse a factores como estrés o cansancio.

Es curiosa la polaridad de la psiquis humana: a veces se tiene la sensación de que uno podría hacer toda la vida una determinada actividad, y un día, porque sí, descubre que ya no quiere hacerla. Comer chocolates, ir al cine o bañarse pueden haber sido interesantes opciones durante toda la vida, hasta que un día simplemente ya no quedan ganas de hacerlas.

6 comentarios:

The Bug dijo...

Catabulia es mi seudónimo.

«—x—« dijo...

¿La catabulia sería una suerte de disemantismo en el terreno práctico?

Mantis dijo...

La catabulia y el matrimonio vienen a ser la misma cosa o perfectos complementos al borde de lo simbiótico, con el tiempo.

En algunas zonas de Arkansas se suele decir "como matrimonio y catabulia" en vez de "como pan y mantequilla" o "como zanahorias y guisantes" o "como culo y calzón".

Jorge Mux dijo...

Bug, no me copie mis seudónimos.

Señor «—X—« : Sí, sí, sí.

Mantis: sospecho que cualquier actividad humana tiene momentos de catabulia; sostener un matrimonio es un proceso largo y no siempre grato: es de sospechar que la catabulia ataca muchas veces a la prolongada vida de pareja.

luciano dijo...

Siempre me hago la misma pregunta: ¿Por qué este blog tiene palabras tan exactas y precisas para reproducir cada uno de mis estados psicológicos? ¿Por qué, eh? ¿Por qué?

anita dijo...

La catabulia llegó un día y fue aguasiesta