jueves, 10 de abril de 2008

Aminónimo,a

(Adj. Del latín ab = separación; minus = pequeño y nomen = nombre)

Nombre cuyo diminutivo es forzado y suena mal.

Existen nombres propios de personas, ciudades y países que se prestan para los diminutivos cariñosos: Fernandito, Carolinita, Jorgito, Argentinita, Chilecito o Riojita. Pero otros nombres -como Soledad, Hipólito, Lía- no tienen convencionalmente un diminutivo y, si se les trata de colocar uno, es necesario forzar a la palabra: Soledadcita, Hipolitito, Liíta.
Los nombres aminónimos por excelencia son los extranjeros: Sharon, Ingrid, Rawson, Chubut, Ushuaia.
Como se verá, el aminónimo no carece de diminutivo; llegado el caso siempre puede encontrarse la forma de armarlo; la diferencia es que dicho diminutivo queda tan artificial que su aplicación no suena como una muestra de cariño hacia la persona o lugar que se diminutiviza, sino como una ironía. Además, muchas palabras aminónimas sólo pueden convertirse en diminutivas si se les agrega alguna letra suplementaria o si se fuerza la forma de la palabra. "Carlos", por ejemplo, se suele diminutivizar como "Carlitos", pero lo correcto -si es que es posible- debiera ser "Carlosito", pues el sufijo que indica diminutivo debe ir al final de la palabra, y no en el medio. "Carmen" tiene como diminutivo "Carmencita", pero esa "c" en el medio está de más: debiera ser "Carmenita". Todos estos casos, para los cuales se hace necesario agregar alguna letra o forzar a la palabra para lograr el diminutivo, son aminónimos.

4 comentarios:

Laura Berra dijo...

Claro, nunca lo pensé. Ahora Carlosito Balá no me suena,xD
Saludos,

«—x—« dijo...

¿Carlosín Balín?

Laura Berra dijo...

Carlosín Balín menos, juaaaaaas
Saludos,

gabrielaa. dijo...

equisito, lo suyo