miércoles, 23 de septiembre de 2009

Semiólisis

(Sustantivo. Del griego séma = signo y lisis = disolución)

Destrucción o disminución de la riqueza semántica de una palabra.

Existen palabras que fueron gestadas para referirse a amplios y variados contextos semánticos, pero que con el paso de los siglos pasaron a referirse a uno o dos de esos contextos originales, o a otro muy diferente. En todos estos casos, la palabra pierde fuerza semántica y se convierte en un signo cuya referencia se ha disminuido y fosilizado. Muchos signos pasan a tener una existencia casi inerte en las bocas de sus hablantes, quienes no tienen en cuenta toda la amplitud semántica que ese término supo tener.
"Máquina" originalmente se refería a todo "ingenio de la imaginación" (El griego "mechané" tiene en cuenta esa acepción, y queda algún resto de ella en la palabra "maquinación") Sin embargo, hoy se la usa para referirse sólo a aquellos ingenios que poseen pautas mecanizadas. Por eso, llamaríamos "máquina" a un automóvil, pero no a una novela. Sin embargo, ambos son productos del "ingenio de la imaginación". La semiólisis ha afectado a esta palabra, puesto que su campo semántico se ha visto restringido por nociones mecanicistas: sólo es máquina lo que posee comportamiento autómata.
Con el término "prejuicio" ocurre algo parecido: se suele pensar en un juicio de valor negativo. "Tengo prejuicios raciales" se interpreta, indefectiblemente, como "Tengo prejuicios raciales negativos". Sin embargo, en la noción de "prejuicio" están contenidas tanto las valoraciones negativas como las positivas. La semiólisis ha trabajado para que este término perdiera la mitad de su referencia, esto es: la interpretación del prejuicio con valor positivo.

Existen otras palabras para las cuales el proceso de semiólisis ha seguido un camino inverso: palabras para las cuales la referencia se ha ampliado y diversificado tanto que poseen una multitud de significados. Tal es el caso de "política", "dialéctica", "ecología", "ideología", "filosofía", "perspectiva", "ser" y muchas otras. La diversificación opera de tal manera que parecen referirse a todo o a casi todo, pero con un grado de inespecificidad tal que se vuelven inaplicables. Quienes deseen usar estos términos, muchas veces deben aclarar en qué sentido los usan (y se exponen a que los interlocutores critiquen ese sentido), o bien pueden usar sin aclarar (y se exponen a que sus interlocutores los critiquen por ambiguos o por usar palabras vacías)

Una palabra que ha sido afectada por semiólisis se denomina semiolito. El semiolito es el despojo semántico que quedó después de siglos de semiólisis.

5 comentarios:

Si Argentina no va al mundial dijo...

Voy a empezar a armarme el Exonario en versión papel. Con tapas a todo color!

Saludos!

Anónimo dijo...

Y sí, si Argentina no va al mundial varios se van a dedicar a la lectura hacíendose los superados.

Colo dijo...

Podríamos decir que vivimos una época de semiólisis salvaje? Se me ocurren palabras que enel último año y medio han sido usadas por diferentes personajes con intenciones completamente distintas, le dan una carga a las palabras que pierden todo sentido.
Una groséz el Exonario, Mux, buenísimo!

El talibolche dijo...

La palabra "discriminar" sufrió la semiólisis de la corrección hipócrita y progre. Ej: Los fabulosos Cadillacs: "Discriminar no está nada bien, ante los ojós (sic) de Dios todos somos igualés(sic)".

Si Argentina no va al mundial dijo...

Se dedicarán a la lectura y quizás también a la escritura .