miércoles, 30 de septiembre de 2009

Nulipsismo

(Sustantivo. Del latín nullus = ninguno, nadie e ipse = mismo. Adjetivo: nulipsista)

Si el solipsismo es la doctrina según la cual "sólo existo yo" (solus ipse), el nulipsismo es aquella posición filosófica según la cual nada ni nadie existe, ni siquiera quien emite el enunciado de que nada existe.

Si bien la propia formulación del nulipsismo parece contradictoria en su enunciado (después de todo, el simple hecho de creer en el nulipsismo parece implicar que hay algo que cree), existen sensaciones nulipsistas.

Los estadíos de amnesia temporal parecen estar cerca del nulipsismo. Sin embargo, existe un mejor ejemplo: quienes sufren ataques de pánico, suelen sentir que no están aquí, pero que a su vez no están en ninguna parte. Esa vertiginosa sensación -en la que el yo se desconoce a sí mismo- es patentemente nulipsista.

Las doctrinas filosóficas que buscan desenmascarar los procesos cognitivos del yo suelen ser nulipsistas. Daniel Dennett propone que nuestra conciencia es en verdad un gran teatro que se monta a partir de elementos puramente físicos. Un teatro que nos "hace creer" que somos seres conscientes, pero en verdad sólo somos unos robots muy complicados. Tras las bambalinas de ese teatro, no hay actores sino neuronas, sinapsis, intercambios químicos y eléctricos que actúan por puro poder causal, sin saber siquiera el papel que están desempeñando en la obra.

(Nota: me asombra que este término no se le haya ocurrido a algún filósofo. Como siempre, hice una búsqueda en Google para saber si "nulipsismo" existía, y me encuentro con esto. Me resulta curioso; del solipsismo al nulipsismo hay un solo paso. ¿Por qué nadie lo dio a través de esta palabra?)

18 comentarios:

Andoni dijo...

Fabulósico

Juan Ignacio dijo...

No sería la teoría de la inexistencia del sujeto, Jorge?

eli dijo...

Todo es ilusión, sostienen algunas filosofías orientales. Las occidentales quizás estaban necesitando un pensador con imaginación.

Oxitoxi dijo...

¿Los amigos imaginarios podrían ser otro ejemplo?

Facundo dijo...

Jej... esa palabra tendría que haber existido ya! Es menos egoísta que el solipsismo, por lo menos el nulipsista se incluye dentro de las cosas que no son. Pero bueno, también peresenta sus complicaciones el tema... :P

el violinista desvencijado dijo...

Hablo desde mi enorme ignorancia, pero (sumándome al aporte de Eli), a quienes deseen encontrar conceptos relacionados en las filosofías orientales tal vez les sea útil orientar la búsqueda hacia términos como «Maya» (que se refiere al carácter ilusorio del universo fenoménico) o «Advaita Vedanta» (la doctrina de la no dualidad). Aclaro que soy apenas la sombra de un aprendiz que estuviera al servicio de un principiante en el estudio de la vasta filosofía oriental (que para muchos académicos occidentales, sencillamente no existe o no es filosofía).

«—x—« dijo...

¿Mux, lo del «no estar aquí ni en ninguna parte» sería lo que técnicamente se conoce como «despersonalización»?

Jorge Mux dijo...

No puedo responder.
No estoy aquí.

Jorge Mux dijo...

No puedo responder.
No estoy aquí.

Jorge Mux dijo...

¡Y sin embargo mi comentario aparece dos veces! Los que no somos,¿somos dos?

Jorge Mux dijo...

¡Y sin embargo mi comentario aparece dos veces! Los que no somos,¿somos dos?

Jorge Mux dijo...

Saludos, seres humanos, soy el Meta sujeto transcendental sintético puro a priori conocido como Jorge Mux y vengo a responder vuestras preguntas.

1º Andoni: Chocolate
2º Juan Ignacio: Sí
3º Eli: Busque en su interior de chocolate
4º Oxitoxi: Ni muy muy ni tan tan pero mentón ni como perón.
5º Facundo: Mmmmm...
6º Violinista: Toque los trecillos de la escala de Fa Sostenido (está hablando del faso)
7º Sr. X: Recuerde la conversación que tuvimos ayer.
8º Jorge Mux: Insert coin.

Game over, seres humanos.

Anónimo dijo...

¿Este falso Jorge Mux se dice sí a si mismo?

No se trata de la inexistencia del sujeto, sino más bien de la in- o supra-conciencia superior (que ya había entrevisto Proclo) en la cual el yo se revela como un epifenómeno y la conciencia se sabe nula. "¿Por qué no existo?" es la vieja pregunta de Sinesio.

Anónimo dijo...

En el comentario anterior doy un discurso oracular. Eso significa que adoro el culo y lo chupo bien chupado.

Anónimo dijo...

qué curioso esto del nulipsismo.ciertamente no puede ser una enunciación, ni mucho menos una teoría ocreencia, pero sí una sensación de un estado, y de las más extranaspor cierto. lo curioso es que algo así pueda ser experimentado, y que pueda ser comunicado posteriormente. yo sólo sé que en efecto el budismo primero, no el mercantilizado por el new age, considera todo como una ilusiòn, incluso la mente de uno mismo. hay una anécdota de un discípulo que no podía arrancarle ni una palabra a buda y entonces se cortó un brazo y se expuso así frente a él para lograr llamar su atención. decía que hacía años que buscaba su mente y jamás la había encontrado, y buda le responde que no la ha podido encontrar porque no existe.
esto está sustentado por los postulados budistas, pero no sé mucho de ello. lo que sí sé más es que estados de nulipsismo existen. puedo dar certeza desde mi psiconáutica. el lsd puede provocar estados de desperzonalización muy fuerte, la salvia no genera sensación de nulipsismo aunque sí de no saber qué es uno, lo cual es dificilmente diferenciable del sentimiento nulipsista. pero el caso más marcado es el de la llamada molécula de dios, el dmt, he tenido acceso una vez a esta cosa y es realmente muy jugosa, creo que es una sutancia que merece aún más atención de la psicología y de la filosofía que la que está empezando a tener.se podrían decir mil cosas de esta cosa, pero dos importantes para mí son que produce una real despersonalización, una sensación de existir sin ego. y la otra, derivada seguramente de ésta es que, según pruebas que han confirmado mi sospecha al respecto, la propia experimentación del dmt interifere en su medición y valoracíón. sería largo y difícil explicar cómo es que he tenido esa sospecha, una aproximación puede ser pensar qué es lo más cerca que se puede estar del límite que separaría el saberse y el no saberse drogado, o compararlo con los sueños, en los que a veces uno sabe que está soñando y otras veces no. pero como digo, es algo muy difícil. bueno ya me extendí demasiado y no quiero qeudar mal al lado de los otros comentarios qeu son todos cortos. jeje. un saludo, estás al tanto de algo sobre el dmt jorge' debería ser interrogado por la filosofía de la mente.

Jorge Mux dijo...

Anónimo: apasionante todo lo que cuenta.
Muchos saludos.

Anónimo dijo...

las experiencias psicodélicas son una de esas experiencias que hacen mella en la ordenación de preferencia de las teorías. a mí me es altamente difícil y forzado creer en todas aquellas teorías que niegan, o al menos reducen la mente. no iría tan lejos como para sostener un dualismo, aunque la experiencia dmt y los datos científicos pueden seducirnos con el consuelo (la dimetiltriptamina liberaría todo su potencial en el momento de la muerte ), pero sí me parece que la mente puede llegar, y de hecho llega por ejemplo en experiencias psicodélicas, a un punto de inflexión, de cesura con la materia, ya que la experiencia dmt es realmente desmaterializadora. sin embargo, por más lejos que me haya sentido del mundo material, parece que la mente no puede ser privada del soporte material, que no podría afectarse de esa manera sin las respectivas causas materiales directamente inducidas (dudo que estado semejante pueda alcanzarse por medio de la meditación, la suspención voluntaria de los sentidos, las técnicas yoquis u otras disponibles)todos los usuarios de dmt han testimoniado efectos similares, hay ciertos patrones muy marcados están presentes en la experimentación de las más variadas personas, con lo cual, todo el postulado del fiscalismo y la superveniencia se mantendría, aunque ésta padezca de un deflacionarismo, que,al menos quienes hayan probado el dmt dificilmente lo acepten así como así, ya que en el domo (el espacio en el que se accede, el dmt-verso) nada es explicable en términos materiales y todas los presupuestos del mecanicismo físico no tendrían nada que hacer.

Anónimo dijo...

El nulipsismo existe desde el siglo IV a. C. El concepto de anatman puede ser visto así, y ya muchas corrientes filosóficas hindúes lo veían así.

Foucault y su "borramiento del sujeto" es esto mismo otra vez, quizá con algunos matices diferentes, pero es así.

Cuando se dice que algo no existe, en este caso las personas o lo que sea... nos referimos a que esas identidades son ilusorias, es decir, puras quimeras que crean "objetos" allí donde hay una pluralidad irreconciliable e irreducible a ningún objeto realmente "objetivo", sobretodo en los términos en los que se define.

Es un tipo de hipostatización, de entificación. De la misma manera pensamos el alma como un objeto y no como un mecanismo o conjunto de efectos heterogéneos que se definen por una tipología o funcionalidad.