jueves, 17 de septiembre de 2009

Obsector / Obsectriz

(Adjetivo. Del latín ob = por, a causa de y seco = cortar, segar. Sustantivo: obsección)

Dícese de la unidad, arma, pieza o elemento que provoca un desequilibrio en un juego y que vuelve obsoletas o virtualmente inútiles al resto de las unidades, armas, piezas, o elementos.

Quienes no estén familiarizados con los videojuegos de estrategia en tiempo real, podrán entender este concepto por analogía con el ajedrez.
En el ajedrez existen tres piezas con poderes diferentes pero valores aproximadamente similares: el caballo, la torre y el alfil. Existe, además, una pieza cualitativamente superior que es la dama. La dama combina en una sola pieza las funciones de una torre y de un alfil, de modo que en el momento de la coronación de un peón, siempre es preferible una dama antes que un alfil o una torre. La dama se convierte, entonces, en una opción obligada y dominante para desplegar todo el potencial agresivo del juego: es la obsectriz del ajedrez.

En los videojuegos la variedad posible de obsectores es casi infinita. Si existe un arma o una unidad que conviene utilizar en todos los casos, hemos encontrado un obsector en el juego. Si de tres opciones (cuchillo, hacha y rayo láser) siempre va a ser preferible una de ellas (por ejemplo, el rayo láser), entonces las otras dos son obsoletas y la preferible se convierte en la obsectora. En los juegos de estrategia en tiempo real, existen unidades o estrategias obsectoras. Quizás hay una variedad de tanques, aviones y soldados para construir, pero puede ser conveniente dejar de lado toda esa variedad para construir un tipo particular de tanques que resulta claramente superior frente a cualquier ataque enemigo. Las unidades obsectrices, debido al particular desequilibrio que generan, motivan estrategias dominantes: no importa qué haga el enemigo; siempre será preferible construir o equipar esas unidades en vez de elegir otra estrategia.

Ejemplo concreto: en el Command & Conquer Zero Hour (un juego de estrategia del año 2004), existe una unidad llamada Humvee que puede equiparse con cinco soldados y así ganar el poder de fuego de cada uno de ellos. Dado que al principio del juego (cuando las defensas enemigas no son lo suficientemente poderosas) esta unidad es casi letal, siempre será conveniente equipar un humvee con soldados y atacar tempranamente al enemigo. Esta unidad no tiene rival, y por lo tanto se convierte en obsectriz. La estrategia que se puede realizar con ella es una estrategia dominante: siempre es preferible a cualquier otra estrategia.

Conviene hacer notar que todo juego realmente interesante contiene unidades o piezas equilibradas. Las piezas obsectrices hacen que se reduzca el número de estrategias viables: si mediante la creación de tal o cual unidad queda garantizada una ventaja clara, ¿por qué apelar a otra estrategia?

(Nota: la palabra "obsección", sustantivo derivado de "obsector", aparece en internet, pero en todos los casos por un error ortográfico: han querido poner "obsesión". Curioso: 949 páginas en las que se comete el mismo error)

7 comentarios:

Abrujandra dijo...

Vale para aplicar a otros, porque yo con los jueguitos, como no sea el chinchón o el crucigrama voy mal.
Uy, cómo me voy a mandar la pasión con esta palabreja.

Shirubana dijo...

¿Entonces eso que compré en el subte, que es lápiz y lapicera en un solo elemento, pasa a ser un obsector/obsectriz de mi cartuchera?

(Por favor, que no te hayas revisado las 949 páginas...)

Facundo dijo...

¿El comodín de la baraja española podría ser un obsector? Digo, en juegos como la casita robada... jeje..
Saludos!

«—x—« dijo...

Muy bueno el comentario, Mux; permitame una salvedad en el caso del ajedrez: los teóricos dicen que la torre vale más que el alfil o el caballo (estos dos sí valen aproximadamente lo mismo). Yo soy un ajedrecista mediocre, pero sólo por conocer esto le gané partidos a jugadores dispuestos a entregarme su torre a cambio de un alfil...

«—x—« dijo...

Para más datos, creo que los valores se calculan así (¿algún profesional por ahí?:

Peón: 1
Caballo/alfil: 3
Torre: 5
Dama: 9

Jorge Mux dijo...

Abrujandra: si existe alguna opción en el juego que, al tomarla, usted tiene muy grandes posibilidades de ganar, entonces sería una obsectora.

Shirubana: Si el lápiz/lapicera es una opción entre un montón de lápices, entonces sí es obsectriz.

Facundo: siempre que se pueda optar por ese comodín (y que no sea sólo producto del azar), entonces sí sería obsectriz.

Señor X: Sabía acerca de los valores de la torre a diferencia del alfil/caballo, pero me pareció que iba a complicar mucho el ejemplo si ponía ese contraste, ya que lo que me intresaba era resaltar que la dama es obsectriz en un sentido mucho más completo de lo que es la torre.

«—x—« dijo...

Señor Mux: hablé de más. ¡Usted es un obsector de la blogósfera!