martes, 2 de octubre de 2007

Aputar

Convencer a un hombre heterosexual para que se inicie en la homosexualidad.

El aputado recibe una prédica subrepticia pro homosexual. Esta prédica no tiene por qué venir de parte de gays; también un heterosexual puede aputar a otro hombre. Frases posibles del aputador: "no hay mina mejor que un buen amigo", "el sexo gay no debe ser tan malo", "las sensaciones orgásmicas de un gay superan con creces a las del hombre". A veces, el aputador actúa de manera provocativa para excitar a su víctima. El aputado dirige su mirada de acuerdo a lo que le señala el aputador: "mirá el culito que tiene Roberto... quién diría, ¿no?". Con frases como estas, el aputado comienza a prestar atención a detalles masculinos que antes le pasaban desapercibidos. Mira a los hombres con la excusa de observar su vestimenta, pero no puede ocultar una fascinación homosexual por todo lo masculino. A veces se le escapan frases como "qué bien vestido que estás", o "qué rico perfume".

Conviene aclarar que el aputador es un hombre malintencionado, que incita a su interlocutor con la certeza de que la homosexualidad es el peor camino que se puede tomar. Por eso, si el aputador consigue aputar a su interlocutor, el aputador se encargará de cargar toda su vida al aputado.

En algunas ocasiones, se lo utiliza con el pronombre reflexivo: "Se aputó", para significar que por propia voluntad (sin mediación externa) un hombre adoptó ademanes y actitudes amaneradas que anteriormente no tenía. Otras veces, se lo llama aputado a un hombre simplemente porque cambió sus conductas rígidas y su vestimenta formal por un aspecto más jovial y alguna actividad distendida: "Roberto se aputó; antes laburaba en la oficina y se iba al gimnasio. Ahora no usa corbata, se pone unas zapatillitas rojas y hace cursos de jardinería"

Actualización: El lector The Bug dejó este imperdible comentario: "Si bien el aputamiento es reversible, cuando un heterosexual advierte con pavor que se aputó, recurre a premeditadas acciones de ocultamiento. Eso lo convierte temporalmente en un atrolondrado"

9 comentarios:

The Bug dijo...

Creo que si bien el aputamiento es reversible, también creo que cuando un heterosexual advierte con pavor que se aputó, recurre a premeditadas acciones de ocultamiento.
Eso lo convierte temporalmente en un atrolondrado.

gabrielaa. dijo...

y el término existe, eh! "a mí el que me atroló fue Fulano"

Iota dijo...

Ay, Jorge, qué lindo que escribís, sos tan... tan... elegante. Estás tomando cursos de escritura con Pochita?

Jorge Mux dijo...

¡Sí! ¡No sabés qué linda caligrafía tengo ahora!
Muy rico el té que me convidaste esta tarde. ¿Cómo se llama? ¡Ay, quiero más reuniones así, con tés raros y charlas filosóficas! La cambiaría sin problemas por las tardes de boxeo y asado con mis amigos

gabrielaa. dijo...

aputados... totalmente aputados...

Dr. Petiot dijo...

Es raro, conozco tipos que se aputan ante la presencia de muchas mujeres rodeándolo, no se bien si es el efecto de cierta influencia casi magnética de las féminas sobre su comportamiento o es una estrategia del tipo para mentir que no es sexualmente activo, ya que se asusta por no darle el cuero para tantas vulvas a la vez...

Dr. Petiot dijo...

No se si esta última definición es de aputado o merece un término nuevo...

exiliadoenelropero dijo...

Valga el sinónimo: Aputazado (Es el que utilizo cuando mi mujer intenta convencerme para encremarme el rostro y lo peor es que lo logra)

Guaicaipuro dijo...

QUé pasa cuando las bebidas alcoholicas aputan a alguien? cómo se llamaría en este caso a la bebida? "Una bebida aputizadora"? jajajaja tengo un amigo que cada vez que bebe se aputa terrible y tenemos que abandonarlo en plena fiesta pues nos genera incomodidad