sábado, 14 de julio de 2007

Alterradiación

(Del latín: alter= otro; radium = rayo, irradiación)

Confusión o alucinación parcial en la cual un sonido, una luz o cualquier otra percepción parece provenir de una fuente, pero en realidad proviene de otra.

Ocurre el fenómeno de la alterradiación cuando una persona escucha una serie de golpes regulares en un lugar muy específico de su propia casa, pero luego descubre que esos golpes no provienen de allí, sino de una obra en construcción a varios metros del lugar donde vive. Puede pasar, también, que se vea una luz que parece provenir de alguna extraña fuente, pero luego de una inspección se constata que la luz proviene de sucesivos reflejos a partir de una hendija por la cual se cuela la luz del sol. Puede ocurrir, también, con la sensación de calor o de frío (en las cuales se siente un aire caliente o una ventisca que parece provenir de un lugar pero, en realidad, proviene de otro), e incluso con olores.

La alterradiación se produce por la capacidad de rebote (capacidad catoptrótica) de las radiaciones: nuestros sentidos captan las radiaciones (vibraciones del aire, fotones, etc.) pero se confunden cuando estas vienen de rebote.

Existe una variedad de alterradiación que es patológica y obedece a problemas neurológicos: consiste en confundir sistemáticamente la fuente de las percepciones. Esta variedad suele focalizarse en un sentido: el oído, aunque hay raros casos en los que también se propaga a la vista y al tacto. Si a un enfermo de alterradiación patológica le hablan muchas personas ubicadas en distintos puntos de una misma sala, él no sabe quién le está hablando; incluso llega a escuchar algunas voces como provenientes del cielo raso o de distancias muy lejanas.

3 comentarios:

<—X— dijo...

Hay casos de alterradiación particularmente serios donde el sujeto oye el discurso de otras personas como si fueran voces que le hablan desde dentro de su cabeza; o el caso inverso, no menos serio, en el que la persona oye sus pensamientos salir de la boca de las personas que lo rodean en ese momento. Hay también casos de alterradiación de la propiocepción corporal, en la que una persona está en un lugar pero siente que su cuerpo está a muchos kilómetros de distancia (yo una vez llegué a pensar que en el apuro de armar las valijas me había dejado olvidado a mí mismo en otra ciudad al regresar de un viaje; no fue hace mucho que comprendí que todo el tiempo estuve aquí).

ani. dijo...

siempre creí que mi casa tenía una acústica particularmente rara, pero ahora me vengo a enterar de que la rara soy yo: presa de la alterradiación, escucho en el fondo los ruidos de la calle.

ChatNoir dijo...

¿Será así como los ventílocuos parecen "proyectar" la voz?