viernes, 9 de noviembre de 2007

Claudir

(Verbo. Tercera conjugación. Probablemente del latín claudo = cerrar, o de la onomatopeya "clack", o de ambos. Conjugación: claudo, claudes, claude, claudimos, claudís, claudieron. Pret. perf.: claudí)

Cerrar bien una puerta sin necesidad de ponerle llave o candados.

Para claudir una puerta se tiene que empujar muy bien, mantener el picaporte firme y provocar el "clack" del perfecto encaje del pestillo en el hueco de la cerradura. El sonido "clack" marca el momento en el que se produce el claudido. Podríamos decir que el "clack" es la esencia del claudir.

Para claudir, no es necesario cerrar con llave. Cuando una puerta se abre y se cierra por el viento o por desniveles en el piso, es porque no está claudida. La puerta claudida no se abre, a menos que una mano firme en el picaporte decida hacerlo.

Una puerta claudida es una puerta domesticada. La puerta sin claudir se comporta como un potro salvaje, que cocea ante la mínima brisa y sorprende y espanta con sus continuas patadas-portazo. Hay puertas infernales que se resisten a ser claudidas. Si la puerta salvaje (no claudida) no estuviera atada a sus goznes, correría desbocada por la casa como un ser endemoniado.

Según algunas creencias, los malos espíritus se aprovechan de las puertas y ventanas no claudidas para ingresar a las viviendas. De esa creencia se deriva que en algunas películas de terror, el momento más escalofriante ocurre cuando puertas y ventanas se golpean con el viento, en la oscuridad.

Las personas que se preocupan por claudir sus puertas suelen ser neuróticos del orden. Aunque, por supuesto, si todas las puertas de una casa están sin claudir y el día es muy ventoso, no claudir es sinónimo de depresión o dejadez.

Quien jamás debe preocuparse por la claudición es la persona que sufre de morifendia.

10 comentarios:

Iota dijo...

Hay que claudir la puerta sin llave para que no roben?

Jorge Mux dijo...

¡Exacto!

«—x—« dijo...

Lo opuesto del claudidor es el que después de cerrar la puerta con llave tantea el picaporte por las dudas.

Iota dijo...

O sea que lo opuesto del claudidor es el que tiene TOC?

Manón dijo...

ah! es todo un tema, una de mis hermanas que padecía un TOC galopante vivía con mi abuela que es -creo haberlo dicho- domicida en primer grado y su patología se agravó dado que las puertas tienen todas el pestillo falseado y no se pueden claudir:

nunca se pueden claudir las puertas de los domicidas, a menos que pongan un calzón viejo entre el marco y la puerta que haga de claudidor.

Inquietud: ¿se puede aplicar el concepto al ruido que hace el último sorbo de mate que indica que ya puede cebarse otro sin tragarnos los restos de saliva del anterior tomador? En ese caso, odio que me entreguen el mate sin claudir.

«—x—« dijo...

Precisamente, Iota, TOC quiere decir «Tipología Opuesta a la del Claudidor».

Iota dijo...

OH!

Pablo Echevarría dijo...

Claudir se conjuga como "salir"

Pero en presente se dice "yo salgo"
sería "yo claudgo"???

Jorge Mux dijo...

Pablo: ¡Tiene usted razón!
Ahora lo cambio.
Gracias.

Raskólnikov dijo...

Sr. Mux: resulta evidente que su mente no está claudida, para nuestro beneplácito. Una mente claudida no deja pasar las ideas; tal vez la función de las instituciones sea claudir las subjetividades.