domingo, 26 de agosto de 2007

Provisempro

(Término enviado por el sr. Chester J. Lampwick)

(Conjunción de las palabras latinas provisum = provisorio y semper = siempre)


1. Dícese de aquello nacido con un plazo de duración determinado (generalmente breve) y de carácter transitorio pero que transcurrido el tiempo su existencia se extendió más alla de ese plazo convirtiéndose en algo permanente y duradero.

2. Solución temporal a un problema, aplicada con carácter provisorio y a sabiendas de que no es la más adecuada, que, por razones de su efectividad en sus resultados y/o por pereza del actuante, se transforma en permanente.

Los provisempros son hijos del abandono y primos hermanos de la dejadez. Y por qué no, sobrinos de la avaricia.

Durante un tiempo son un corazón delator que late señalando nuestras debilidades. Luego la costumbre, el olvido y tras cartón, la muerte.

Pero el término se aplica no sólo a flacas reparaciones domésticas, sino a muchos otros campos de nuestras vidas. Hacerse adicto al ibuprofeno para calmar un dolor de muelas en lugar de ir al dentista, caer en la frivolidad y en el consumismo para no aceptar que el amor ya se acabó.

10 comentarios:

The Bug dijo...

En mi caso particular, suelo cometer domicidio antecedido de múltiples provisempros.

Alex dijo...

Definitivamente utilizo obstosídeos como provisempro.

<—X— dijo...

redepente tuve un recuerdo de la infancia, perdón que traiga temas aciagos a colación, de cuando el proceso de desorganización irracional anunciaba no tener plazos, sino objetivos.

Chester J. Lampwick dijo...

Los provisempros son hijos del abandono y primos hermanos de la dejadez. Y por qué no, sobrinos de la avaricia.

Durante un tiempo son un corazón delator que late señalando nuestras debilidades. Luego la costumbre, el olvido y tras cartón, la muerte.

Pero el término se aplica no sólo a flacas reparaciones domésticas, sino a muchos otros campos de nuestras vidas. Hacerse adicto al ibuprofeno para calmar un dolor de muelas en lugar de ir al dentista, caer en la frivolidad y en el consumismo para no aceptar que el amor ya se acabó.

Le mando un abrazo Mux y le agradezco el honor de incluir una colaboración mía en su Exonario.

<—X— dijo...

sr. lampwick, además de elogiarlo copiosamente por la invención de esta palabra imprescindible, debo sacarme el sombrero ante alguien que todavía recuerda la expresión «tras cartón». chapeau!

gabrielaa. dijo...

qué bien! la próxima vez que alguien me pregunte qué hace ese cable de teléfono cruzando el living, les digo que es un provisempro. gracias, Chester!

Jorge Mux dijo...

Señor Lampwick: no puedo resistir la tentación de poner ese comentario suyo como una actualización del post.

gabrielaa. dijo...

aplaudo.

Anónimo dijo...

Parece que incluso la definición de provisempro es un provisempro más.

Mantis dijo...

Los albañiles suelen entonces ser una suerte de detective forense. Un "perito en provisemprística".

Se me ocurren algunas boludeces asociadas al matrimonio, pero no las voy a poner. Saludos.