domingo, 19 de agosto de 2007

Espamigo

(Palabra enviada por el señor <—X—<)

Correo electrónico no deseado proveniente de amigos, parientes o conocidos, generalmente en la forma de cadenas, chistes de calidad dudosa o que ya hemos recibido varias veces, mensajes grupales con anécdotas de vacaciones o invitaciones a participar en campañas de bien público o firmar solicitadas con las que no estamos seguros de estar de acuerdo
.

Las dos características que definen al espamigo son: 1) procede de alguien con quien nos une una relación que lo exime de nuestro enojo; y 2) a pesar de su origen, estamos tan seguros de que el mail no nos interesa que lo borramos sin leerlo (si lo abrimos, deja automáticamente de ser espamigo).

También se llama espamigo al amigo que sólo nos envía espamigos.

A diferencia del spam comercial, que nos provoca un enojo proporcional al grado de insistencia del emisor, la recepción de un espamigo causa algo parecido a la melancolía, tal vez porque nos recuerda lo distintos que somos (en gustos, intereses e ideas políticas) de la gente con la que nos relacionamos.

También se aplica a los mensajes instantáneos (vía Messenger o similar) de aquellos viejos amigos de otros tiempos a los que nunca nos decidimos a borrar de la lista de contactos; mensajes que rara vez respondemos , porque sólo se comunican para pedirnos algún favor urgente o porque, aunque todavía les tenemos algún aprecio, nos hemos vuelto conscientes de lo mucho que nos aburren. No tenemos motivos para malquererlos, y eso es lo que los perpetúa en la lista de contactos; o tal vez sí, un poco, porque estas amistades, heredadas de las otras personas que fuimos, son mensajeros y testimonios del paso inexorable del tiempo que todo lo corroe. Tempus edax rerum.

4 comentarios:

<—X— dijo...

∞-mente agradecido por la publicación de mi exologismo, y por haber adoptado lo del Alt+0151.

yerbanohay dijo...

que bueno el senhor flechita-rayita que invento esta palabra, la verdad es que la necesitaba. Ahora seria bueno que existiera un item en los correos adonde se archivaran esos mensajes no? por lo pronto yo la voy a usar para mi lista de contactos del messenger .

ani. dijo...

Una situación de multiplicación exponencial de espamigos suele producirse luego de esa espantosas reuniones de ex alumnos de secundario a los 20 o 25 años de haberse recibido, donde se intercambian direcciones de correo electrónico que de inmediato se transforman en reservorios de espamigos en forma de cadenas, mensajes con fotos porno y toda clase de materiales indeseables.

<—X— dijo...

debo aclarar que además de víctima de esta clase de mensajes, yo he sido hasta hace no muy poco un emisor de espamigos. pero ahora he comenzado una nueva vida; llevo cinco meses, tres días y catorce horas sin enviar un espamigo. un día a la vez.