sábado, 23 de diciembre de 2006

Gastroscafo

(gasteros= estómago o hígado; scafos = barco)

Embarcación submarina hecha con el estómago de una ballena, utilizada ocasionalmente en las costas del oeste africano para viajar de manera ilegal hacia las Islas Canarias sin ser visto por la Guardia Costera.

El procedimiento para hacer un gastroscafo es el siguiente: se caza una ballena, se le quita el estómago, separándolo del esófago y del intestino; se lo deja secar durante dos días; se le ponen tapones en sus orificios, se lo llena de pasajeros y se lo arroja al mar.

El gastroscafo aprovecha la gran capacidad y la impermeabilidad del estómago de la ballena para transportar (con dificultad) hasta quince personas. Sin embargo, se trata de una embarcación inestable, que corre el riesgo de llenarse de agua por sus dos únicos orificios (si no están bien cerrados), o de romperse como un globo. Es frecuente encontrar gastroscafos en el océano con toda su tripulación ahogada. Otro problema que tiene el gastroscafo es la casi imposibilidad de controlar el rumbo: la embarcación va a la deriva, razón por la cual hay que tener muy presentes las corrientes marinas, el viento, la influencia de la Luna y la presencia de tormentas. Los tiburones son otro peligro: el estómago de la ballena, si no está lo suficientemente seco (y si tiene rastros de sangre) funciona como un cebo para tiburones. El otro riesgo, más urgente, es que los pasajeros se queden sin oxígeno.

No se conoce de un gastroscafo que haya llegado a destino, o del cual su tripulación haya sobrevivido.

4 comentarios:

:) dijo...

. =) de verdad, gracias

The Bug dijo...

La palabra "gastroscafo", �es sin�nimo de Argentina?

Jorge Mux dijo...

The Bug: es muy probable. No lo había pensado; todos vivimos en un gran gastroscafo.

PD; con respecto a su comentario en "polentero": no tema, no habrá merma en su clientela porque (por lo que sé) usted les convida no con un miserable cuadradito de polenta, sino con una exquisitez nutritiva, atractiva y sabrosa.

Mantis dijo...

En Tigre solía andar el gastroscafo, aunque en una versión reducida, de cuatro plazas. Ubieto lo hizo sacar porque a los turistas les resultaba muy desagradable el aspecto de quienes se encargaban de limpiar el interior del mismo con cepillos y detergente.