martes, 5 de diciembre de 2006

Abunlancia


(Abundancia, abulia)
Término usado cuando hay abundancia de algo interesante, importante o vital (como una fuente de agua potable en medio de un desierto, un bosque de un fruto desconocido que devuelve la juventud a quienes lo comen, o una lámpara que concede infinitos deseos) pero a nadie le llama la atención. Para que haya abunlancia las personas que podrían aprovechar este beneficio se dedican a morir de sed, a no comer frutas o a no pedir deseos. Sus intereses se limitan a actividades abúlicas como dormir siestas o jugar al dominó. Es muy propio de zonas tropicales y de extrema pobreza (lo que acentúa su carácter paradójico).
A veces se utiliza cuando hay un peligro inminente y visible pero los afectados directos hacen caso omiso. En ambas acepciones, la palabra "abunlancia" remite a los significados de "estupidez" y "apatía" (estricta y etimológicamente, la palabra "estupidez" incluye a la apatía), con la salvedad de que "abunlancia" no se refiere al estado psicológico de las personas, sino a la relación de una sociedad con su entorno vital.
(Gracias Malena Oxum)

3 comentarios:

blanco dijo...

georgy boy
you are
the most

nada
perdón

t-aura dijo...

Estimado Jorge: aprovecho la cornucopia para hacer un aporte más a la confusión general:

TAURA Sust. y Adj. Hombre bueno y valiente, persona audaz y destemida. || Individuo generoso, espléndido, pródigo. ||Que se expresa sin fingir ni disimular su pensamiento o intenciones.

El término taura pertenece al lunfardo y no existe en el diccionario de la Real Academia.
Pese a ciertas suposiciones no tiene relación alguna con la tauromaquia, tampoco describe a una cornuda, a una cornificadora y de ningún modo debe interpretarse como un adjetivo femenino, todo lo contrario: varias interpretaciones del lunfardo lo describen como sinónimo de varonil; propio de varones, no existiendo mujeres tauras.

Otras acepciones relacionan este vocablo con la palabra Tahúr, paragoge que elimina la "h" intermedia y agrega la vocal “a” en la terminación. Tal interpretación describe al aficionado al juego o hábil en él. || Jugador arriesgado, valiente, osado, corajudo.

Aunque el vocablo existe hace más de un siglo, se popularizó entre los poetas de Boedo y su influencia en el tango lunfa. Nicolás Olivari lo menciona refiriéndose a Carlos Muñoz del Solar (Carlos de la Púa) de la siguiente manera:
“Crencha engrasada: pelo desprolijo. Vivirás mientras siga copando la patriada, un taura arrabalero que despreció la yuta, mientras se haga un escruche sin que salga mancada, mientras taye la grela de la crencha engrasada; mientras viva un poeta, un ladrón y una puta.”

Otras menciones tangueras:

Por tu fama, por tu estampa sos el malevo mentado del hampa. Sos el más taura entre todos los tauras, sos el mismo Ventarrón.
Ventarrón, de José Horacio Staffolani. 1932.

En el tango soy tan taura que cuando hago un doble corte, corre la voz por el norte si es que me encuentro en el Sud.
Don Juan, letra de Ricardo J. Podestá, 1913.

En dichos populares existe el verbo taurear, y se describe al amigo taura:

Taurear: jugarse entero por algo.

Amigo taura: aquel que se juega íntegro por otro amigo. El taura es un amigo sin dobles intenciones, incondicional, leal, sincero y sin “pelos” en la lengua.

Un amigo taura es para bien y para mal, una persona irreductible: cuando se lo traiciona, o se duda de sus acciones, palabra o buena fe, el taura retira indeclinablemente los favores de su amistad.

malena dijo...

Gracias a ud, jorge mux, aunque le prevengo que con uds no jugaria yo al diccionario porque le votaria todas las definiciones. Tiene esa manera de decir las cosas uno entiende exactamente como son(la esencia)aunque en la realidad puede que no existan. Bah, eso que importa, no?