martes, 31 de agosto de 2010

Mutovulcia

(Sustantivo. Del latín mutare = cambiar y vultus = rostro. Adjetivo: mutovúltico)

Drástico, repentino e inexplicable cambio de la fisonomía de una persona. 

No es un fenómeno frecuente, pero algunas personas han reportado que su rostro cambió de la noche a la mañana; que esa cara que tienen no es la de ellos, y que los dientes y la boca han sido modificados. Sospechan que, durante la noche, alguien les ha hecho una extraña cirugía de rostro o, en casos extremos, sienten que han sido decapitados y les han colocado una cabeza que no era la propia.
Estos relatos podrían evidenciar un estado de insanía; sin embargo, quienes conviven con el mutovúltico ratifican ese sorprendente cambio: esposa, hijos, padres o compañeros afirman que Juan (quien era de tez oscura, con pelo corto negro, dientes grandes, nariz pequeña y mejillas rojizas) se ha convertido en otra persona (un hombre calvo, con restos de pelo amarillo, dientes pequeños, nariz respingada y casi sin pómulos). En algunos casos, incluso, se reporta un cambio de sexo. También, desde luego, cabe la posibilidad de que Juan se haya marchado y le haya pedido a alguien que ocupe su lugar haciéndose pasar por él. Se trataría de una mentira tan inverosímil que incluso podría tener chances de ser creída.

3 comentarios:

Dormidano dijo...

Como "El impostor inverosímil Tom Castro" del ciego Borges.

matias dijo...

que loco, no sabia que eso pasaba.
jodidisimo.

Anónimo dijo...

En Lost Highway de David Lynch pasa algo parecido, pero como rebuscados que son (él uy su guionesta) le ponen un nombre complicado al fenómeno. Saludos.