miércoles, 25 de agosto de 2010

Aliovulto

(Adjetivo y sustantivo. Del latín alius = otro y vultum = rostro)

Pariente muy cercano con el que no se tiene parecido.

Mientras los aparientes son personas que se parecen entre sí sin ser parientes, los aliovultos son hermanos de sangre que no se parecen entre sí, o que no se parecen a sus padres legítimos.
El aliovulto tiene rasgos y gestos únicos y distintivos. No se le puede reconocer el parentesco por la sonrisa, ni por la mirada, ni por la voz o la forma del cráneo. A veces uno de los progenitores del aliovulto (en especial el padre) duda de su paternidad, pues siente que está frente a un desconocido. El niño aliovulto causa incomodidad; no se comporta como si fuera de la familia y desentona en el tamaño, el color de los ojos o el color de su piel.

No se puede decir que dos primos de sangre sean aliovultos si no se parecen. La noción de aliovulto sólo tiene sentido y aplicación cuando se habla de parentesco familiar inmediato. Más allá de esa frontera, no es extraño que el parecido se diluya.

1 comentario:

Dormidano dijo...

Espero por el bien de mi futura/o retoño que sea un aliovulto en relación a su padre. Me lo agradecerá eternamente.
Mi hermano es aliovulto en ese sentido, y en ese caso salió favorecido.