viernes, 27 de agosto de 2010

Hilaricordia

(Sustantivo. Del latín hilaritas = expresión de risa y alegría y cor = corazón. Adjetivo: hilaricorde )

Si la misericordia es la disposición a sentir el dolor de los demás, la hilaricordia refiere a la capacidad de entender o encontrar humor en las expresiones ajenas, aun cuando estuvieran camufladas bajo una apariencia seria y flemática, o aun cuando el hablante no tuviera la intención de decir algo divertido.

Si una persona no entiende una sucesión de chistes, o es incapaz de interpretarlos como tales, está demostrando que no tiene hilaricordia. La tiene en gran medida, sin embargo, si interpreta a cada palabra como un acto gracioso, aunque en este caso también tiene una gran estupidez.
El mejor hilaricorde es quien puede detectar chistes o bromas que no están hechas para que él las entienda y que, además, es capaz de retrucarlas o seguirlas. El hilaricorde es un gran hermeneuta de los gestos, palabras e intenciones humanas, aunque su arte se restringe a lo puramente cómico.

3 comentarios:

Dormidano dijo...

Un hilaricorde clásico es un tipo capaz de detectar ese condimento especial que tiene el humor entre nerds o el de los sujetos que mantienen relaciones herméticas con la humanidad. Luego, una vez culminada la humorada, el hilaricorde será el más favorecido, dado que habrá gozado de un momento de esparcimiento, mientras los nerds antes citados retomarán sus actividades que ellos creen imprescindibles pero que son de lo más superficiales.

el violinista guasón dijo...

Por otra parte, nada es más frustrante que relacionarse con gente inmisericorde, perdón, inhilaricorde, que no entiende jamás una humorada y toma absolutamente cada palabra dicha en sentido literal.

ChatNoir dijo...

Muchísimas gracias por usar "camuflado" y no "camuflajeado" como dice cierta canción de Arjona. Hubiera dejado de leer en ese preciso instante.