lunes, 26 de abril de 2010

Tespecondio

(Sustantivo. Del latín te = acusativo de tu, specto [o specio] = mirar y condo = esconderse.) 

Acción de esconderse en algún lugar en el que todos saben que se está escondido.

Creemos que la acción de esconderse implica buscar un lugar que quien nos busca no podría prever. Sin embargo, el tespecondio sirve para los casos en los que, a pesar de quien nos busca sabe dónde estamos, no podrá alcanzarnos porque está muy alto, es muy estrecho o demanda demasiado esfuerzo. El niño que quiere huir del castigo de sus padres puede encerrarse en una baulera o agacharse detrás de la mesita que está detrás de la otra mesa en la habitación del fondo, apelando a nuestra tendencia a no perseguir presas si se comportan de manera complicada.
Los animales y los insectos suelen practicar el tespecondio. Las cucarachas que huyen debajo de la cocina o el gato que se escabulle entre las patas de las sillas son algunos ejemplos.

También puede llamarse tespecondio al escondite inoperante y puramente simbólico, como el que se muestra en la imagen que ilustra esta entrada. Si alguien hace un hoyo en la arena y mete la cabeza, literalmente no se está escondiendo, pero pretende decirnos que querría que no lo viéramos y, si somos piadosos, fingiremos que no está allí.

A veces se utiliza el tespecondio después de una circunfugia.

3 comentarios:

Juan Garay dijo...

Míster Mux, una pregunta. ¿En función de qué variable es la frecuencia de subida de entradas a este blog, si la hay?

Jorge Mux dijo...

Juan: como mínimo, son cuatro palabras por semana. Durante los días hábiles publico palabras de mi invención. Los fines de semana, si hay o si me acuerdo, publico las que me envían.

yerbanohay dijo...

mi hijito se escondia detras de puertas de vidrio jeje...