martes, 20 de abril de 2010

Infirmonimia

(Sustantivo. Del latín infirmitas = enfermedad y nomen = nombre)

1. Apresuramiento en calificar de enfermedad algo que sólo es un síntoma difuso. 

Los médicos suelen ser reacios a declarar una enfermedad. Sin embargo, el paciente llega al consultorio con un prediagnóstico de familiares y amigos: "Andás con mucho sueño. Bueno, no sé, para mí que tenés anemia disneurante de la India" "¿Te duele la cabeza? Tenés jaqueca capitínica, como un amigo mío". "Uy, diarrea... Seguro que tenés ensoretosis liquidifítica". Como toda situación carcinofémica, los conocidos dan consejos y sugieren que la cosa va a ir empeorando hasta llegar a una muerte horrible.

También, con mayor propiedad, se llama infirmonimia a la tendencia a calificar como enfermedad a un síntoma. "Está enfermo de dolor de cabeza". "Tiene la enfermedad de la llaguita en la boca"; "Juan está enfermo de mocos en la nariz"


2. Tendencia a calificar de enfermo a quien sólo tiene una costumbre que nos disgusta. "Mastica demasiado la comida, para mí está enfermo". "Ese tipo se tapa con tres frazadas, es un enfermo". "Decile al enfermo ese que cuando llegue a la esquina no doble tan rápido".

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Otro ejemplo del punto 2: "Hay que ser un enfermo para pedirlo a Riquelme en la Selección". ;)

Los pacientes no sólo llegan a la consulta con el diagnóstico del panadero y el tío segundo que es plomero (y reduce todo a un problema de arterias tapadas :P) sino que llegan medicados con cualquier cosa.

Me parece que voy a ver muchos ejemplos de este término.

¡Saludos!

Eva dijo...

ensoretosis liquidifítica! XD

la tana dijo...

este lo sufre mi madre!