jueves, 21 de febrero de 2008

Susciterapia


(Del latín suscitare = suscitar, asustar y del griego therapéia = terapia)

Cura mediante un susto repentino.

La susciterapia es famosa para curar el hipo; sin embargo diversos tipos de susto pueden curar una gran variedad de dolencias.

Los susciterapeutas trabajan en la calibración de los sustos, de acuerdo a los temores y las dolencias del paciente. No todas las personas se asustan de las mismas cosas, aunque en cierto nivel subliminal -mas relacionado con la percepción que con los temores conscientes- hay ciertas formas universales para asustar. La aparición de algo sólido, rápido, oscuro y repentino provoca automáticamente una reacción de susto.
Sin embargo, no todas las dolencias pueden curarse con este susto instintivo. Los susciterapeutas están convencidos de que, para curar alergias, fobias, malestares estomacales indefinidos, dolores de cabeza y ciertos tipos de depresión, es necesario recurrir a sustos más complejos, enraizados en temores mucho más elaborados. Por ejemplo, a alguien que padece dolores de cabeza, se lo puede asustar diciéndole que ha ocurrio una catástrofe nuclear, y que es necesario alejarse a la selva, para sobrevivir. El temor de morir por radiación puede hacer que desaparezca el dolor y que, en contrapartida, la persona encuentre una nueva manera de encarar su relación con el mundo. Aunque este ejempo pueda parecer extremo, una gran cantidad de terapeutas suelen aplicarlo -aun cuando ellos no se consideren a sí mismos como susciterapeutas.

Existe una versión más fuerte de la susciterapia: algunos suponen que todo mal físico -e incluso intelectual- puede curarse mediante diversos tipos de susto. Desde un susto repentino, fugaz, visceral hasta un miedo prolongado y lleno de matices. Se ha probado esta terapia -con resultados polémicos- en personas con problemas cardíacos y algunos tipos de cáncer.

La susciterapia sólo se puede practicar si el paciente no sabe que está siendo sometido a susciterapia. Mal podríamos asustar a quien ya sabe que lo vamos a asustar.

[PS: espero que puedan ver el breve video incluido en este post. Es un ejemplo de la perfecta susciterapia]

3 comentarios:

Sauria dijo...

una vez más veo ese video y me conmuevo hasta las lágrimas!! pobreciiiitooo pobrecitoooo!!! hay que ser padres hijos de puta para hacer esoooo mmmbuuaaaa!

saludos

un servidor dijo...

Efectivamente, creo que el "encargado" del crío que le puso eso y prendió la camarita es un reverendísijodepelotaradupimbecidorrazo y hay que quitarle la tenencia (del pibe, de la cámara y porqué no de la PC).

Anónimo dijo...

que feo! pobrecito, casi lloro a la par de el..