lunes, 29 de junio de 2009

Taciloquio


(Sustantivo. Del latín tacitus = callado y loquor = hablar)

1. Gestos faciales que imitan el habla sin emisión de sonidos.

En esta acepción, el taciloquio es un fenómeno público y sirve a los efectos de una comunicación en secreto o cuando por cualquier motivo no es conveniente hacer ruido. Sin embargo, hay otra acepción desde el punto de vista privado:

2. Secuencia de pensamientos o representaciones que pueden hacerse sin necesidad de recurrir al lenguaje.

Algunas corrientes filosóficas suponen que el taciloquio (2) es imposible, pues toda nuestra actividad mental está teñida de lenguaje. Sin embargo, puede pensarse -como de hecho lo han propuesto algunos filósofos actuales, como Daniel Dennett- que por debajo de lo lingüístico existe un universo de pensamientos que son anteriores al lenguaje. Según esta visión, las personas, los animales e incluso los robots tienen un sistema no lingüístico de representación que, en algunos casos -tal como ocurre con las personas- puede decantarse en una formulación oracional, aun cuando dicha formulación lingüística no sea unívoca ni permita una única interpretación. En otras palabras, nuestros pensamientos subsisten independientemente del soporte lingüístico, y nuestras formulaciones lingüísticas no agotan el contenido del pensamiento.

1 comentario:

«—x—« dijo...

Mux: me dejó sin palabras.