viernes, 26 de junio de 2009

Hurgumento

(Sustantivo. De hurgar y argumento)

Explicación o argumento que incluye detalles escabrosos, excesivos e innecesarios.

Un médico podría informar a su paciente acerca de una ominosa enfermedad terminal que está padeciendo. Sin embargo, a pesar de que tiene la obligación de ser preciso, quizás debiera evitar -o amortiguar- la crudeza y el excesivo detalle de los procesos fisiológicos.

Una persona chimentera y morbosa es el paradigma de la afición por el hurgumento. Si el chimentero conoce que una vecina se separó, no dudará en difundir la noticia acompañada de pormenores de alcoba. La noticia inicial -la separación- se convierte en una excusa para bucear bajo la pesada alfombra de las interminables miserias cotidianas de una pareja.

En otro orden de circunstancias, un hurgumento es una justificación o proposición que se adjunta para explicar algo que no necesita ser explicado. Si una psicóloga pone, junto al informe médico en el que diagnostica "neurosis" la afirmación: "quiere acostarse con su madre", o si en el documento además de ponernos el sello de "eximido del servicio militar" agregan "por tener arco anal amplia e irreversiblemente dilatado" a lo que vuelven a agregar "es decir, le entraron con carne por popa", nos han escrachado con un impiadoso hurgumento.

2 comentarios:

Fransso dijo...

Muchos periodistas hurgumentan en los casos de violación.

The Bug dijo...

Ah, si. Mi vecina.
Tal cual