martes, 16 de diciembre de 2008

Ectosomático,a

(Adj. Del griego ecto = por fuera y soma = cuerpo. Sustantivo: ectosomatosis)

Dícese del espíritu que está presente a la vez en varios cuerpos.

El alma de los ectosomáticos es capaz de mover y dar vida a cuerpos de diferentes géneros y especies. Desde un punto de vista metafísico, el ectosomático tiene "demasiado espíritu" para un solo cuerpo, y por ello le es asignado más de uno.
El ectosomático puede controlar, simultáneamente a su propio cuerpo y al cuerpo de otras personas (pueden ser una o dos, o miles). No es necesario que el ectosomático sea consciente del control que tiene sobre esos cuerpos, y puede desconocer individualmente a cada uno de sus avatares. Desde luego, un espíritu humano puede controlar a las millones de hormigas de un hormiguero, o a una manada de ciervos en el Africa, o a una especie de seres viboroides de un planeta en la galaxia de Andrómeda. También -siguiendo el mismo razonamiento- nosotros podemos ser, en verdad, las pálidas manifestaciones de otros seres ectosomáticos. La letra de una canción de Enigma dice: "Recuerda el Chamán cuando dijo: el hombre es el sueño del delfín". Si esto fuera cierto, y si el delfín nos sustentara de vida incluso cuando está despierto, nosotros somos las manifestaciones ectosomáticas del delfín.

Las teorías ectosomáticas han resultado plausibles a muchas religiones y filosofías. Después de todo, ¿es racional pensar que cada uno está encerrado en su propia, íntima e inaccesible individualidad? ¿O más bien compartimos con el resto de los mortales algo que nos hermana mucho más allá que un simple contacto corporal?

La tesis de la ectosomatosis, sin embargo, posee componentes metafísicos sumamente discutibles. La incorroborabilidad no es su mayor debilidad: quizás, lo más flagrantemente inaceptable es la asunción injustificada de que los espíritus pueden tener "grados ontológicos": habrá espíritus cuyo grado ontológico es suficiente para sostener a un único cuerpo, y otros, de grado ontológico superior, podrán sostener a varios. Es este punto, particularmente, el que debe ser argumentado. Por supuesto, para escuchar el argumento, hay que aceptar previamente que existe algo así como el espíritu o el alma.

2 comentarios:

mafaldo dijo...

A veces pienso que Dios se autorrompió en pedacitos y vive en cada ser viviente e inanimado del universo. Cuando todo se destruya (una especie de bigbang al revés)
El tipo volverá a su unidad inicial...
A veces pienso otras cosas...

«—x—« dijo...

pienso como usted, lo cual no es de extrañar, ya que usted y yo somos la misma cosa.