viernes, 18 de enero de 2008

Perpolemia


(Del griego pólemos = guerra, disputa)

Situación de disputa y conflicto verbal entre dos o más personas en la cual las sucesivas argumentaciones dan pie para que la discusión continúe indefinidamente.

En las perpolemias cada argumento de una de las partes sólo sirve para enervar y dar cabida a que las otras partes busquen contraargumentos cada vez más sofisticados, los cuales también serán refutados apelando a nuevos contraargumentos.

En la perpolemia, la discusión no termina con el convencimiento a través de argumentos; simplemente se abandona la pelea por cansancio.

4 comentarios:

Mantis dijo...

Mi novia es a la perpolemia lo que Buda al Budismo.

josé luis perales dijo...

aguante los redondos

Manón dijo...

Totalmente, en un artículo de Tato Pavlovsky leí que lo peor que puede hacer una pareja es pronunciar la frase "tenemos que hablar"... será porque conduce directamente a la perpolemia y la perpolemia es un camino de ida, no se sabe bien adónde.

M. dijo...

Algo que me sucede muy seguido, y para lo cual pienso que debería haber una palabra (decime si ya la creaste, porque es probable, pero puedo tardar muucho en terminar de leer todas las entradas) es el tipo de discusión en la que ninguno de los participantes tiene mucha idea sobre lo que habla pero es intransigente y muy rebuscado en las justificaciones. Me he metido en duros intercambios verbales sobre cuerpos celestes, religión rastafari, Juana de Arco... sin no tener más que una mínima idea sobre los temas