domingo, 25 de octubre de 2009

Prequiversa


(Sustantivo. Utilízase en plural. Del latín pre = antes; acquiesco = dormir y verto = dar vuelta, girar)

Vueltas que se dan en la cama antes de dormirse.

Un insomne que no se ha levantado de la cama puede decir que pasó la noche "haciendo prequiversas". Si hubiera dado vueltas en la cama estando dormido, el término ya no se aplica.
Las prequiversas son totalmente conscientes. Durante los quince minutos iniciales, cuando uno recién se acuesta, sólo se gira para encontrar la posición más cómoda. Cuando el sueño tarda en llegar y las horas pasan, las prequiversas son inquietas, desesperadas y suelen acompañarse de bufidos y golpes de puño a la almohada.
A veces de tanto hacer prequiversas las sábanas se desacomodan, las frazadas no cubren los pies; se comienza a sentir calor y el suave clima de la cama caliente se convierte en un ecosistema desagradable e infernal del que hay que huir por un rato. El exceso de prequiversas parece generar algún tipo de fricción y fuerza centrífuga que se llevan consigo la poca paciencia que nos queda para aguardar al demorado sueño. 

4 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

Puf, yo hago cualquier cantidad de prequiversas cada noche...

Anónimo dijo...

jaja. es buenísima. a mí me re pasa. habría que inventar un término para designar la cama que se desarma por la noche a causa de las prequiversas. y otro para designar al costado de la cama que se gasta o se usa perdiendo la frescura que instantes atrás nos había liberado por mínimos lapsos del creciente calor que caracteriza a las prequiversas. así podría describir completamente mis noches. jeje

Gregorio gonzalez carrascal dijo...

Excelente. Desconocía el término. Muy oportuno. Mil gracias

Gregorio gonzalez carrascal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.