miércoles, 25 de febrero de 2009

Cuiricar

(Verbo. Idiotismo. Sustantivo: cuiric [masculino])

Caminar tratando de pisar las tapas de agua y gas que hay en la vereda.

Esta costumbre puede ser producto de una arbitrario ritual obsesivo, pero la definición tiene más que ver con un juego que con un problema psicológico. Puede ser una afición propia de quienes juegan a videojuegos. Cada tapa de agua o de gas que se pisa es un cuiric. El caminante que cuirica se imagina a sí mismo como personaje de un videojuego, y finge que las tapas de agua y gas son cajas de bonos o municiones, o paquetes que le dan beneficios.

Para cuiricar hay que poner ciertas reglas. Por ejemplo, se debe determinar de antemano qué beneficio se obtiene por pisar cada tapa. Supongamos que las tapas de gas dan cien puntos, y las de agua dan cincuenta. El cuiricador se impone a sí mismo alcanzar una determinada cantidad de puntos. Si llega a destino antes de alcanzar el puntaje estipulado, debe continuar unas cuadras. Cuando obtiene el puntaje, debe evitar por todos los medios seguir pisando tapas. Si no llega al puntaje asignado, su misión queda pendiente y debe empezarla nuevamente de cero.

El que cuirica es sin duda un ludífice.

5 comentarios:

The Bug dijo...

Me gustaría, don Mux, que indagara acerca de cual es la palabra que le corresponde a la siguiente juego/manía, emparentada con el cuiriquismo.
Una vez visualizado un objetivo alcanzable peatonalmente, fijo una cierta cantidad máxima de pasos que debo dar para alcanzarlo.
Una vez llegado a éste, me focalizo en otro objetivo, vuelvo a fijar la cantidad máxima de pasos -con mayor exigencia, como pasando de nivel- y veo si lo alcanzo.
Esta forma de caminar emula a los videojuegos de la primera época, como los que obligaban a dar un determinado número de vueltas en auto a una pista en un cierto tiempo y quemando etapas.
Ahora que lo pienso, en muchos de esos juegos uno levantaba gasolina y tiempo extra por el camino.
Tal vez podría incorporar algunos cuirics por el camino.

igor dijo...

El que yo practico es un poco más elemental, casi para simios: cuando visualizo la tapa en cuestión, calculo con qué pie voy a pisarla. De fallar, todo tipo de desgracias y maldiciones tienen derecho a caer sobre mi hasta la siguiente tapa. Sí, a veces lo paso mal, durante varias cuadras.
Le mando un abrazo.

unServidor dijo...

Lo mío no ha pasado de evitar pisar las uniones entre baldosas cuando éstas son de las rectangulares grandes (¿tiene nombre este ritual?).
Igual, luego crecí y mi paso se hizo agnóstico.

licha dijo...

yo juego a lo mismo q un servidor, incluyendo las uniones gruesas entre paños d veredas...es una variante de cuiricardismo?

damianivanoff dijo...

Soy un cuiriquista de la primera hora.