miércoles, 17 de septiembre de 2008

Nosumos

(Sustantivo y adjetivo. Se utiliza generalmente en plural. Del latín "non sum" = "no soy")

Identidades que habríamos tenido si nuestros padres hubieran tenido hijos con otras personas.

Mi madre pudo haberse casado con -por lo menos- cinco hombres antes de conocer a quien fuera mi padre. Es indudable que, si hubiese tenido hijos con alguno de esos novios anteriores, ninguno de ellos habría sido yo. Si mi padre no hubiese conocido a mi madre, tampoco habría nacido yo: existirían -en el mejor de los casos- algunos seres cuya identidad y genealogía sería en buena parte diferente de la mía. Sin embargo, en ese laberinto de hipotéticos mundos pretéritos, el hecho fortuito que dio origen a mi persona no se habría dado aunque muchas de las otras circunstancias hubieran sido idénticas. Todos esos seres que habrían gestado en lugar de mí, son mis nosumos.

Cada uno de nosotros tiene sus nosumos, y nosotros mismos somos los nosumos de otros seres que jamás existieron y que ya -tal vez- no puedan existir.

Estrictamente, para pensar la noción de nosumo debemos hacer una introspección para la cual no hay demasiado lenguaje: debemos imaginar que nosotros somos otros seres, nacidos de al menos un padre diferente, pero que, a pesar de la diferencia, seguimos siendo el que somos. En otras palabras, se trata de un experimento mental de imaginarse siendo uno mismo, pero con otro padre, en otras circunstancias y con una identidad diferente.

(A pesar de que la definición de esta palabra involucra contrafácticos y enredadas madejas de subjuntivos, sospecho todos en la vida hemos pensado en esta posibilidad)

5 comentarios:

Mafa dijo...

Yo tengo mis nosumos pero no soy el nosumo de nadie, te aviso.

Julio David Auster dijo...

Los descendientes de los nosumos serían los nosúmidas. Todo un menjunje familiar apriorístico.

elizabeth auster dijo...

Lo he pensado, sí, y es una idea bastante inquietante.

«—x—« dijo...

Abusando de la definición, creo que vamos dejando nosumos con cada decisión que tomamos.

Y sí, los contrafácticos son una enredadera, tanto para los filósofos como para los amantes despechados.

Erica dijo...

TE DEJO UNA NUEVA PALABA: Reha petrus.
Así le decía a mi hijo de bb, ya que comía todo lo que encontraba(como el ñandú= Reha americana) y Petrus(piedra) por no entender q no debía hacerlo.Genial lo tuyo. Cariños