miércoles, 10 de julio de 2013

Egoma

(Sustantivo. Del griego egó = yo y -oma = tumor)

Tumor que tiene el aspecto de la persona que lo posee. 

Los egomas son como pequeños hermanos gemelos de uno mismo que crecen en el propio cuerpo. Inicialmente son pequeños bultos sin forma definida. Con el tiempo, el bulto adquiere una marcada fisonomía y comienza a tener rasgos: ojos, nariz, boca, cabello. Esos rasgos son idénticos al de la persona a quien le crecen. En muchos casos no solo imitan los rasgos, sino también la voz y las opiniones de su portador. En la historia de la medicina, se cuenta que los egomas a veces crecían hasta reemplazar a la persona original: el tumor crece hasta fagocitar a su huésped, y se convierte en un ser autónomo. Dado que el egoma es idéntico a su huésped, una persona derivada de un egoma es idéntica a la persona original, de modo que no habría manera de distinguirlos. La esposa de un hombre que tuvo un egoma podría convertirse automáticamente en la esposa de un egoma, si el egoma ganara autonomía suficiente y si la persona original se desvaneciera al ritmo de crecimiento de su egoma.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Esto se parece a la película "La invasión de los ultracuerpos" je, je,... Pero, en qué sentido se puede usar este término... Agradecería un ejemplo

Hareem dijo...

Imposible d utilizarlo...no describe nada real...si un buen término para una novela d ciencia ficción...