viernes, 24 de agosto de 2012

Paleógoro


(Adjetivo. Del griego páleos = antiguo y  agoréuo = hacer público)

En una contienda verbal, dícese de quien recrimina a su contrincante por un hecho muy lejano en el tiempo.

No solo se trata de un reproche por algo pretérito: por lo general, el hecho mismo suele ser banal y fácilmente olvidable. El paleógoro acusa a su interlocutor por algo que no amerita sentirse ofendido a tan largo plazo: "Vos, el veintisiete de marzo de mil novecientos noventa y tres, te comiste todos los caramelos que la abuela había comprado". "Hace quince años, una vez, me serviste la comida fría. Yo no me olvido".
Un paleógoro se siente frustrado por algunas acciones ajenas. Pero en lugar de decirlo en el momento, u olvidarlo, parece que lo guarda con rencor hasta que -en un contexto muy diferente al del hecho inicial- lo recrimina con firmeza y con ello queda en ridículo frente a su interlocutor.

1 comentario:

Dormidano dijo...

Son equiparables a Funes el Memorioso los paleógoros, dado que tienen una memoria que no los deja usar categorías para conjeturar el mundo.
En casos extremos el paleógoro se transforma en candidato al psiquiatra, a medida que su memoria le impide comprender ciertas metáforas.