miércoles, 15 de agosto de 2012

Dislecalepia

(Sustantivo. Del griego dis = dificultad; légo = contar, reunir y jalepós = penoso, trabajoso. Adjetivo: dislecalépico)

Tendencia a enumerar los requisitos, dificultades o exigencias de a uno, en lugar de hacerlos todos juntos. 

La definición, aun cuando parezca enrevesada, se refiere a un hecho cotidiano. Usted necesita realizar un cronocléptico trámite burocrático. Después de hacer una larga cola, le indican que le falta un sellado. Hace el sellado; vuelve a hacer la cola y en ese momento le dicen que le falta pagar un arancel. Paga el arancel, vuelve a hacer la cola y el empleado le comunica que falta una fotocopia. En esta instancia, se pregunta por qué no le dijeron todos los requisitos juntos, en lugar de ir enumerándolos de manera sucesiva. El empleado que lo atiende ha cometido dislecalepia.

Las computadoras suelen ser dislecalépicas. Si usted quiere imprimir un papel, quizás aparezca el cartel: "El papel está atascado". Una vez que saca el papel, puede que otro le diga: "La impresora no está conectada". Cuando se asegura de que esté conectada, es posible que una leyenda le indique: "Falta tinta en el cartucho". Si pone tinta, luego aparecerá otro: "La impresora se ha averiado".  Hubiera sido mucho más productivo conocer esas cuatro fallas a la vez, en lugar de que se fueran comunicando una tras otra.
La dislecalepia es una forma tediosa del perontismo.  

3 comentarios:

César Altamiranda dijo...

calificación = 4 jaes

jajajaja.

Dormidano dijo...

Me acordé de "Vuelva Ud. mañana" de Mariano José Larra, que retrata con acierto la dislecalepsia.
Otra cosa que suele estar aquejada de dislecalepsia es el rescate de algún accidentado.
Uno piensa que el asunto es perentorio, inmediato, urgente, pero los tipos que están rescatando se quedan ahí tan panchos mientras siguen cumplimentando paso tras paso, uno detrás de otro, sin que ninguno de ellos acierte a conjeturar que el accidentado requiere una atención inmediata, en lo posible, en el más breve lapso posible. Pero no, siguen anudando lazos, corriendo bolsas, acomodando maletas, controlando los signos vitales del lastimado, cuando todo éso podría hacerse en forma simultánea sin que a nadie se le moviera un pelo.

Vachi dijo...

Mi madre padece dislecalepiosis en toda su dimensiòn, si me permite llamarle asì al sindrome. Es inacapaz de decirme todo lo que quiere o necesita en determinado momento, en una sola llamada telefònica.