lunes, 21 de marzo de 2011

Masallazo

(Sustantivo. De la expresión "más allá")

Argumento que apela a un supuesto conocimiento de primera mano de vivencias relacionadas con la muerte y entidades metafísicas.

El masallazo funciona como un mazazo argumentativo (de allí su semejanza fonética): quien lo esgrime argumenta sobre la base de su propio y personalísimo caso, el cual se convierte en irrefutable por la imposibilidad de corroboración intersubjetiva. "Yo estuve muerto tres minutos, y te puedo asegurar que se ve un túnel y una luz al final"; "A mí me vas a decir que Dios no existe, yo, que vi cuando un ángel me vino a buscar"; "El paraíso existe; cuando Marta murió vino una noche en sueños y me dijo que ella estaba ahí, esperándome". Después de un masallazo sólo se puede hacer un solemne silencio. Si alguien quisiera intentar una refutación ("¿Cómo sabés que esa experiencia es, justamente la experiencia de la muerte?"; "¿Cómo se puede estar seguro de que fue un ángel quien vino a buscarte?"; "¿Qué certeza tenés de que fue Marta quien se comunicó contigo, y no se trató sólo de un sueño?") posiblemente se reciba un comentario ofendido o despreciatorio. Quien esgrime un masallazo lo hace con la intención terminante de despejar dudas e incertidumbres metafísicas: él está aquí para contarnos su experiencia, a la que considera inequívoca y de connotaciones ciertas e irrefutables.

1 comentario:

Patricio Wewewe dijo...

jaja! muy bueno! este tiene que ir al ranking de cabeza