jueves, 6 de enero de 2011

Entomecótico

(Adjetivo. Del griego enthómos = insecto y échos = sonido)

Dícese de lo que hace ruido como de insecto. 

En el medio del silencio pueden escucharse en la ventana los insistentes golpecitos de la mosca, las pisadas sutiles y apuradas de la cucaracha sobre el piso de madera o el bicho bolita cayéndose de la pared que estaba intentando escalar. Los entomecóticos hacen levísimos ruiditos de "tic": como un crepitar espasmódico y casi inaudible.
El término sólo se aplica a los insectos que poseen un esqueleto externo y que, por lo tanto, producen el característico "tic" al chocar contra una superficie sólida. Los gusanos, por ello, no son entomecóticos. Los caracoles tienen un caparazaón entomomecótico, pero ellos mismos no lo son.

Un insecto tikiñeado es entomecótico.

Cuando una persona se enferma, se suele decir que tiene "voz de enfermo" o "voz de bicho". En ese caso, la persona se ha vuelto entomofónica (Del griego enthómos y phoné = voz)

Un entomófono es un instrumento de sonido hecho con insectos.

2 comentarios:

Dormidano dijo...

Conozco a un chofer de colectivo entomecótico, que generaba un pequeño ruidito con la boca, como de una ventosa que se despegaba de un vidrio, apenas audible, parecido al rumor de un cascarudo que se desplaza por una superficie enlozada.

Anónimo dijo...

En el sentido estricto, los gusanos y los caracoles no son insectos. Los insectos son una clase de artrópodos, y todo ellos tienen tres pares de patas.
Creo que deberíamos entender el "insectos" en el sentido vulgar amplio, como sinónimo de "bicho"