viernes, 12 de noviembre de 2010

Necróptero

(Adjetivo. De nekrós = muerte y -ópter = que mira)

Muerto que tiene los ojos abiertos. 

Solemos bajar los párpados de una persona que muere con los ojos abiertos. Quizás por piedad o, mejor, porque nos asusta esa mirada enajenada. Algunos necrópteros parecen observar al infinito. Otros han muerto con un gesto de concentración muy definido: sus ojos y su ceño fruncido han quedado fijados en la dirección del televisor, o en un punto preciso de la pared, o en la rama seca del árbol que se ve a través de la ventana. El necróptero nos informa qué fue lo último que vio la persona que habitó ese cuerpo.

2 comentarios:

Dormidano dijo...

Nunca podré olvidar los ojos abiertos en el cadáver del Che. Abrió los ojos justo en el momento de nacer. Un tremebundo necróptero.

clothogancho dijo...

"Morir con los ojos abiertos" y después de "darle la vuelta a nuestra cárcel"... son palabras de Marguerite Yourcenar.
Sí que siempre aspiré a ver el último paisaje que contemplaron los ojos de mis difuntos...