lunes, 1 de noviembre de 2010

Magniperio

(sustantivo. Del latín mane = temprano [tomada en sentido figurado]; magnus = grande y pereo = perecer)

Muerte prematura de un gran líder.

Cuando un estadista, un guía espiritual o un gran maestro mueren de manera repentina y en pleno auge de su actividad, provocan una consternación que supera con creces el ámbito de su círculo familiar y profesional. La muerte inesperada deja a sus seguidores desorientados, acongojados y temerosos. En un magniperio se profundiza la sospecha de que no hay un dios que guíe el destino de los hombres, o bien que, de existir ese dios, es indiferente o incluso hostil hacia los objetivos humanos.

6 comentarios:

Dormidano dijo...

Un par de veces más me he sentido así: cuando se murió el Nono Adolfo Castelo y cuando se murió el Negro Fontanarrosa. Aunque es cierto que los dos estaban enfermos, pero lo sentí así. No existía cuando mataron al Che, pero calculo que el sentimiento debe haber sido parecido.

Eva dijo...

Habría que agregar la inmortalidad que produce la muerte repentina, se me ocurren Evita, el Che, Jesús...

Ricardo dijo...

Podemos sumar a Lennon y a un par del club de los 27 a la lista de Eva.

el violinista misterioso dijo...

Lo de magniperio, por rima, me hizo acordar aquello de "Quam artifex pereo!". El que lo dijo tal vez pensaba que lo suyo sería un magniperio, pero según la historiografía oficial y la novela de cierto polaco impronunciable (me viene a la pantalla mental la versión cinematográfica con Peter Ustinov), no fue tal.

(¿Che, qué quieren, que les traduzca la cita? Ahí están Google y Wikipedia, hagan los deberes ustedes.)

Hay muchos que se creen candidatos al magniperio, pero sospecho que cuando estén en el cajón, tendidos de la cabeza a los pies, o de los pies a la cabeza, o igual si es de cabeza a cola o de cola a cabeza, y el que quiera entender, que entienda, se va a armar cola para pasar... a escupirlo.

Hoy es un día raro, no sé por qué escribo estas cosas.

yerbanohay dijo...

Será que los dioses envidian a ciertas personas y se las llevan cuando son tan amados? O será que hay gente que tiene ese destino de héroe y por eso mismo, tiene que morir joven para hacerlo todo más luminoso e inalcanzable? No sé cual explicación me horroriza más. Que no hubiera ninguna también me horroriza. Y me entristece.

Gustavo Lanfredi dijo...

Aca en Uruguay hicieron una pelicula que se lla am HIT, que es una especie de documental buscando la cancion representativa del pais. Esta muy buena. En una parte un musico ya desaparecido, publicista, letrista, etc., el querido Horacio "Corto" Buscaglia dice, al refererirse de otro musico desaparecido, el inimitable Eduardo Mateo: "Que sponsor la muerte". Nada, lo comento, nada mas. Un abrazo.