martes, 5 de agosto de 2008

Enchefar

(Verbo. De chef. Sustantivo: enchefamiento)

(Se utiliza de manera elogiosa)

Dar un toque de jerarquía a una comida sencilla.

Si el enruculamiento es un artificioso engaño para ocultar una comida ordinaria, el enchefamiento es una sutil diferencia que mejora notablemente el aspecto, el sabor y la calidad de un alimento. Una ensalada de lechuga puede hacerse más robusta, vistosa y exquisita con una cucharada de queso rallado. Una pizza napolitana queda más sabrosa con aceitunas negras antes que con aceitunas verdes. Un trozo de tapa de asado al horno huele mejor si se le agrega ajo, cebolla y morrón.

La línea que separa el enchefamiento del enruculamiento es delgada y discutible. Tomemos los ejemplos anteriores. Si a la ensalada de lechuga le agregáramos, en lugar de queso rallado, un puñado de camarones, estaríamos cometiendo un exceso de estética culinaria y caeríamos en el enruculamiento. Lo mismo ocurre si a la pizza, en lugar de aceitunas, le ponemos alcaparras o si a la tapa de asado la condimentamos con estragón, anchoas y champignones. La combinación de muchos ingredientes de lujo es -casi siempre- síntoma de enruculamiento.

Cuando se enchefa una comida, no se le ponen nombres grandilocuentes. El asado seguirá siendo asado y la sopa, seguirá llamándose "sopa". A veces, claro, un alimento enchefado recibe un nombre enruculado y viceversa.

2 comentarios:

Matías Sebastián M. dijo...

Creo que enchefar una comida es lo que convierte a la cotidiana tarea de cocinar, en una tarea artística donde el material son los sabores. Por eso pienso que Enrucular es prácticamente un antónimo de Enchefar. No son conceptos cercanos. Ya que Enrucular es una actividad vil, que tiene como objetivo engañar al comensal poniéndoles nombres raros a comidas comunes.

Jorge Mux dijo...

Matías: precisamente, están relacionados en eso, en que son antónimos. Están semánticamente emparentados.