jueves, 19 de enero de 2012

Algofaltina

(Sustantivo. De algo y falta)

Mala costumbre de resaltar lo que falta o lo que faltó hacer.

"Muy ricos los canelones. De verdad, exquisitos. Los mejores que probé en mi vida. Pero les faltó un poquito de sal", dice el comensal con algofaltina, dando a entender que la omisión de ese mínimo detalle desbarata irremediablemente la perfección del plato. La persona con algofaltina tiene una especial capacidad para encontrar (y señalar) casi invisibles defectos y carencias:  "Veo que hicieron un trabajo excelente. Pintaron y revocaron toda la casa. De verdad hermosa, los felicito. Ah, pero acá, justo debajo del calefón, les quedó un lugar sin pintar. Miren, acá, detrás del lavatorio, se olvidaron de revocar esta partecita. ¿Ven?". El padre con algofaltina le recrimina a su hijo, después de ver el boletín: "Nueve setenta de promedio. ¿Y por qué no diez?". La algofaltina es un padecimiento que no permite visualizar la magnitud de un trabajo hecho, sino la proporción (a menudo exigua) de la tarea que queda por hacer. Un jefe con algofaltina es peligroso, porque siempre le parecerá que sus empleados no realizan bien sus tareas: "Sí, estuvieron tres días sin dormir acomodando las sesenta toneladas de mercadería en los exhibidores. Pero, ¿qué hace ahí esa cajita todavía en el depósito, sin acomodar?
Quien tiene algofaltina suele utilizar miticodas y, en muchos casos, es propriorista.

2 comentarios:

Héctor Gutiérrez dijo...

Acertada definición, pero siento que le faltaron algunos ejemplos, ¿no?

Anónimo dijo...

Mi mamá y mi hermana padecen este síndrome de forma crónica.