martes, 21 de diciembre de 2010

Oplocio

(Sustantivo. Del latín ob = a causa de  y plaudo = aplaudir)

Objeto que cobra existencia a partir de una explosión. 

Cuando algo explota, se libera violentamente una gran cantidad de energía; el recipiente que la contiene estalla y sus fragmentos son expulsados a cierta distancia. Es normal que, después de una explosión, sólo queden esquirlas chamuscadas a metros o incluso kilómetros del epicentro. Sin embargo, de vez en cuando, y por motivos que no han podido establecerse, después de una explosión aparece un oplocio: se trata de un objeto creado a partir del estallido, que aparece de manera espontánea e inesperada en el epicentro de la explosión y que no tiene signos de haber sufrido las consecuencias de la violenta liberación de energía.
Los oplocios son raros fenómenos escasamente documentados. A veces, es una esfera de metal o de cristal. A veces es un cuerpo de compleja estructura molecular y con la forma de un artefacto creado por el hombre. Se presume que, según el tipo de detonación, se pueden crear oplocios diversos e incluso algún oplocio viviente. Quizás la detonación de una bomba del tipo MOAB genere un oplocio ovalado, opaco, inmenso, negro y helado. Tal vez una bomba de neutrones genere un oplocio de pequeñas cuentas de plástico amarillo. Quizás la detonación de una sandía con un petardo casero produzca un oplocio hecho de diamantes.
Conviene aclarar que en la mayoría de las detonaciones no aparecerá ningún oplocio.

El oplocio es la reducción al absurdo de la explosión: la acción de explotar implica que nada quede después del estallido. Parece un enorme contrasentido que, en algunos casos, aparezcan extraños objetos (que no estaban presentes antes de la explosión), de apariencia inmaculada, fríos e incólumes.

3 comentarios:

Dormidano dijo...

Un oplocio de entrecasa sería la efímera luz de un fuego artificial.
Pero los mejores oplocios que conozco los ví en las laderas de los volcanes en donde las explosiones del susodicho riegan la nieve con un material que no podía definir hasta ahora: oplocio.
Por otro lado, y pensando en política, también las explosiones hacen aparecer objetos raros.

Anónimo dijo...

Me contaron que donde cae un rayo se produce una piedra negra, que los indios (vaya a saber cuáles!) atesoraban ¿Es eso un oplocio?
Saludos!

damianivanoff dijo...

El universo es un oplocio.