martes, 7 de junio de 2011

Mimoteo

(Adjetivo y sustantivo. Del griego mímesis = imitación, copia y theós = dios)

1. Ser que copia los atributos de su creador para hacerse pasar por él.

2. Persona que imita en tono paródico las costumbres de los dioses.

En cualquiera de las dos acepciones anteriores, el mimoteo es blasfemo. Sin embargo, hay una tercera acepción en la que, si bien la acción del mimoteo no repugna a los dioses, sí repugna a los hombres:

3. Persona que se autoatribuye el conocimiento de la psicología divina. 

Según esta acepción, el mimoteo se encarga de hacer recomendaciones a sus congéneres, advirtiéndoles acerca de qué cosas le gustan o le disgustan al dios, como si a él se le revelara la voluntad divina aun ante los hechos más banales: "A Dios no le gusta que te pongas el pantalón fucsia"; "Si la estatua de la virgen está junto a la puerta del congreso, es porque la misma virgen quiso estar ahí para señalarnos que ella es nuestra guía espiritual"; "Dios quiso que este pueblo fuese católico apostólico romano, y no podemos ir contra sus designios"; "No soy yo quien te pide que seas heterosexual, te lo pide Dios. Porque si sos gay Dios se pone triste y seguro que nos manda una plaga" "No maldigas, es el amor infinito de Dios el que te hizo crecer ese incurable tumor maligno en el estómago"

(Nota: esta palabra la inventó Isabella, mi hija de dos años y medio. La palabra original era "memotest", pero como a ella no le salía, decía "mimoteo")

2 comentarios:

Julio dijo...

Enhorabuena a Isabella. De tal palo, tal astilla.
A mí la palabra me recuerda a "gimoteo". Sobre todo en su tercera acepción: no es difícil imaginar al mimoteo gimoteando mientras interpreta la idiosincrasia de su deidad favorita.

Dormidano dijo...

Describió las acciones cotidianas de Claudio María Dominguez.
Gracias Isabella.